| More
  Print Larger Text Smaller Text  
23.07.09 10:34

Conexión Inalámbrica: Los nuevos avances tecnológicos de Minera los Pelambres

En la actualidad, se pasó de la implementación a concretar un servicio de continuidad operacional que es operado por COASIN

La tecnología inalámbrica ha ido penetrando todos los mercados y el minero no es la excepción. En Chile, Minera Los Pelambres (MLP), buscaba eficiencia para todos los usuarios de la compañía. Con este objetivo desarrollaron un proyecto con COASIN que le permitió pasar de la banda de 2,4 Ghz a la de 5,8 Ghz.

Este proyecto contempló nuevas instalaciones para potenciar las redes inalámbricas, que soportan 300 teléfonos IP, más de 200 computadores, equipos de videoconferencia tanto portátiles como fijos, permitiendo un permanente contacto con las demás áreas de la minera.

El tema no era menor, sobre todo considerando la iniciativa de expansión en la cual está inserta la minera que pertenece al holding Antofagasta Minerals- y que es conocida por sus explotaciones de cobre y molibdeno. Tiene sus operaciones en una zona geográfica dispersa que se emplaza en la comuna de Salamanca, en la IV Región entre 2.600 y 3.100 metros sobre el nivel del mar, casi bordeando el límite con Argentina.

Actualmente, la minera desecha sus relaves en el tranque Quillayes, el cual se acerca al fin de su vida útil. La necesidad de contar con un nuevo tranque los llevó a desarrollar al embalse El Mauro, el cual está ubicado a 60 kilómetros de la Planta Concentradora en plena cordillera de los Andes, donde la dispersión y complejidad geográfica de la zona era una característica importante, les permitiría seguir la explotación del yacimiento por más de 50 años, según relatan en la empresa.

Cambios para nuevas demandas

Si bien la minera ya contaba con una tecnología inalámbrica, ésta había sido concebida para ser utilizada por un máximo de 50 usuarios y sin capacidad para trasmitir imágenes y voz presentando dificultades para soportar las crecientes demandas.

Fue en ese contexto que en diciembre de 2005, la minera solicita a COASIN realizar un estudio y una propuesta de solución técnica para resolver los problemas de conectividad que tenían. Las auditorias se realizaron entre enero y febrero de 2006.

En marzo de ese período, COASIN propone una solución para cambiar el backbone de los enlaces de comunicaciones (troncal de comunicación que opera de un lugar a otro). Y entre septiembre y noviembre se lleva a cabo el proceso de instalación, configuración y puesta en marcha, según revela Exequiel Segovia, Gerente de Cuentas de Recursos Naturales de COASIN.

En la empresa de tecnología, el proyecto estuvo a cargo de la Gerencia de Ingeniería, mientras que en la minera, la Superintendencia de Informática y Telecomunicaciones, bajo el mando de Jorge Gutiérrez, quien contó con la participación de Juan Carlos Pulgar y Francisco Bastías fue la cabeza de la iniciativa.

El proyecto integral de desarrollo significó una inversión de US$ 543 millones tomando en cuenta que el tranque El Mauro apunta a convertirse en el más grande de Sudamérica, con la posibilidad de contener más de 1.700 millones de toneladas de relave. El peak de personal de 5.200 personas se alcanzó a diciembre de 2006. En la actualidad, trabajan en él 4.500 personas aproximadamente, con el objetivo de finalizar a fines de diciembre de este año todas las obras, según señala Francisco Bastías, de la Superintendencia de Informática y Telecomunicaciones de MLP.

Hay que tener presente que la nueva solución diseñada será utilizada con el máximo de exigencias sólo en la etapa de construcción y preparación del tranque. El siguiente paso consistió en la instalación de redes de fibra óptica como base de la conectividad a los usuarios, utilizando redes inalámbricas sólo como respaldo en caso de fallas.

Cabe destacar que la multinacional de origen estadounidense, Cisco, fue la encargada de proveer el hardware tecnológico, responsabilidad no menor dada la urgencia de que los equipamientos funcionaran al 100%, sobre todo en el primer periodo, antes de que fueran utilizados como equipo de respaldo.

Al respecto, Ricardo Rivera, Account Manager Cisco Chile, comenta que “en la empresa hemos definido el sector minero como una de las verticales claves para nuestro negocio, coincidiendo con la importancia que tiene para el desarrollo y crecimiento del país, por lo que es, sin duda, fundamental para nosotros poder ser parte de estos proyectos y aportar para acelerar el desarrollo tecnológico de Chile”.

Beneficios esperados


Las principales ventajas de la nueva red inalámbrica fueron la mejora sustancial en los sistemas de transmisión de datos. “Se agregó calidad al servicio y seguridad en su funcionamiento, algo absolutamente necesario hoy día en las comunicaciones de datos, sobre todo para las que contemplan telefonía IP”, señalan en COASIN, a lo cual agregan que la solución potenció la entrega de servicios 100% up time.

Otro beneficio fueron las mejoras de anchos de banda con la posibilidad de transmitir mejor calidad y mayor cantidad de información, además de señales de otro tipo tales como la videoconferencia. Así como también, la posibilidad de segmentar el sistema. Ello, al permitir la existencia de sectores capaces de soportar fallas sin afectar al sistema completo.

Respecto de la ausencia de fallas, comenta Jorge Gutiérrez de MLP, ésta se habría obtenido gracias a la calidad del diseño de la solución de COASIN, la que contempló redundancia para soportar fallas y equipos adecuados a condiciones de funcionamiento extremas, como son la altura y las temperaturas extremas, entre otros. A ello se agrega, la calidad y capacidad de los equipos y el involucramiento de los expertos de Cisco en respaldar la solución.

Finalmente, la capacidad de administración remota que logró la minera sobre sus equipos ha sido muy destacado por los ejecutivos de la minera. “Hoy se puede monitorear cada uno de los elementos que componen la solución de enlaces desde las oficinas de la minera, y se pueden reprogramar sin necesidad de acudir a los lugares donde ellos están instalados, los que se tornan prácticamente inaccesibles en períodos de mal tiempo”, concluye Gutiérrez.

Hay que señalar que el proceso de instalación y cambio de los equipos fue particularmente complejo y delicado, debido a que se debía evitar los impactos o irrupciones en los servicios que durante las instalaciones se encontraban operativos. Por lo tanto, el objetivo fue trabajar de manera muy planificada y cuidadosa, evitando irrupciones.

Por su parte, Rivera también destacó los logros alcanzados, al manifestar que “el mayor beneficio que conseguimos es avanzar en un proyecto de gran relevancia para el negocio de Minera Los Pelambres. Facilitar la comunicación dentro de las faenas de construcción del nuevo tranque de relave a través de la solución que integra las ventajas de la telefonía IP junto con las redes inalámbricas fueron el principal aporte de nuestro trabajo. Lo anterior mejoró dramáticamente la productividad y bajo los costos de una solución que usando otra tecnología hubiese sido inviable”.